El Rector Mayor en León

20/04/2018
El Rector Mayor en León

(León, Guanajuato – 20 de abril de 2018) – La jornada de ayer el Rector Mayor la ha iniciado en el colegio Don Bosco de León, Guanajuato, donde unos mil alumnos de ese colegio y del Proyecto Niños Don Bosco, han recibido un mensaje de buenos días del P. Ángel Fernández: “Sigan viniendo a esta casa con mucha ilusión”, dijo a los más pequeños, en referencia a lo mucho que pueden recibir bajo el cobijo de la casa salesiana, y en la misma línea, a los muchachos y muchachas más grandes de la escuela aseguró: “estoy convencido de que cuando estén en la universidad… o comenzando en un trabajo dentro de un tiempo, seguirán sintiendo muy en el corazón los años vividos en esta casa.

A los educadores ofreció el P. Ángel un mensaje de gratitud -a nombre de Don Bosco- por “esta obra de arte que están ayudando a realizar en estos muchachos y jóvenes”. Juntos, salesianos y laicos -dijo también el Rector Mayor- “estamos compartiendo una misión preciosa”.

Más tarde, en el santuario nacional de San Juan Bosco, el P. Ángel pudo entrar en diálogo con los representantes de la Familia Salesiana presentes en la inspectoría. Reconociendo el carisma común y lo específico de cada grupo, el Rector Mayor hizo una serie de recomendaciones: la primera “puertas abiertas” en alusión a la necesidad de no actuar como grupos cerrados, actuando por el contrario con un “corazón preparado para ir al encuentro del otro”. Lo segundo, “comunión entre nosotros”, un testimonio al que todo miembro de la Familia Salesiana está llamado a dar. Lo tercero ha sido decir a la Familia salesiana que “tenemos que seguir creciendo”, en alusión a la tarea de que cada rama de la Familia Salesiana está llamada a seguir floreciendo, un crecimiento que el P. Ángel también relacionó con el tema de la identidad, “que cada grupo sea lo que tiene que ser,” mencionó el P. Ángel.

Al centro de la jornada ha estado la eucaristía, concelebración en la que tomaron parte más de 60 salesianos sacerdotes. En esta misa han participado también los miembros del Movimiento Juvenil Salesiano.

Más tarde, ya trasladados a la Ciudad del Niño Don Bosco, el X sucesor de Don Bosco dejó que los jóvenes del MJS le presentaran algunas reflexiones y testimonios, que permitieron al Rector Mayor hablar de algunos desafíos y sueños.

A quien le habló de la importancia que ha tenido en su vida poder participar en el nacimiento de un oratorio, el padre Ángel le invitó a poder colaborar para que otros chicos puedan vivir lo que ella ha vivido en el oratorio. A quien le habló de su experiencia como voluntario en Bolivia, manifestando también su deseo para seguir siendo voluntario, ahora en un contexto más desafiante como pudiera ser Siria, el Rector Mayor le invitó a seguirse preparando -por ejemplo con el aprendizaje del árabe- de manera de poder tener algo que ofrecer en aquellas tierras.

Y a propósito de Siria, durante estos días ha resultado impactante y significativo el testimonio del Rector Mayor sobre la situación vivida por la población de aquella nación de Medio Ortiente. Igualmente significativo ha sido el gesto que muchachos del oratorio salesiano de Aleppo han querido tener con sus coetáneos mexicanos, enterados por el mismo Rector Mayor sobre su visita a México. El gesto consiste en el generoso envío de 200 dólares reunidos por muchachos que viven una desoladora situación a causa de la guerra que afecta a su país desde hace años. Se trata del aporte de quien tiene poco, pero que lo hace con mucho afecto, hacia otros oratorianos. Ese dinero ha sido destinado al oratorio salesiano de Nuevo Laredo, Tamaulipas, una ciudad donde si bien no se está en estado de guerra, la violencia que afecta a los jóvenes de esa ciudad fronteriza es igualmente cruenta.

La galería fotográfica del evento está disponible en https://flic.kr/s/aHsmgo3e38